El Guincho no le hace el feo a nada, ni al reguetón

Se llama Pablo Díaz-Reixa pero lo conocen como El Guincho y es uno de los productores que comienza a ser muy requerido por artistas españoles, mexicanos y hasta por Björk. La clave de su estilo es la búsqueda de la frescura y afirma que romper moldes es su manera de hacer música de protesta.

El Guincho no le hace el feo a nada, ni al reguetón

Foto: Adrià Cañameras

Están por cumplirse dos años de que El Guincho lanzó HiperAsia, su tercer disco. En 2018 editará nuevo material con un músico español y buscará conquistar las pistas de baile como lo hizo con su éxito Bombay en 2010. En entrevista con Charrocanrolas habla de su trabajo como productor, sus planes y el reguetón.

HiperAsia, aceptó El Guincho, le trajo muchas cosas buenas, sobre todo, lo llevó a otro nivel como productor: “Me ha dado muchas herramientas que me faltaban y que he perfeccionado. Echando la vista atrás, me ha hecho subir de nivel. Quienes no se han enganchado al álbum, las cosas nuevas que vienen los van a enganchar, seguro”, advirtió El Guincho, quien terminó su gira con tres shows en México a finales del año pasado y ahora está metido en el estudio de grabación.

Charrocnarolas (CH): ¿Ya no hay vuelta atrás en tu sonido?
El Guincho (EG): En lo nuevo que estoy grabando hay una mezcla de librerías, música electrónica e instrumentos grabados, voy a seguir explorando, tengo muy claro mi camino, de lo que me gusta y lo que no, por ahí voy a tirar.

CH: Cada disco vas poniendo los límites más altos…
EG: La meta es simplificar, hacer mejores hooks, mejores estructuras, no concentrarme en lo que envuelve a la canción. Estoy en un punto donde sé hacerlo, quiero volver a hacer canciones fáciles que conecten directo, que los hooks sean buenos y con eso poder hacer algo sonicamente especial, diferente e interesante para la gente.

CH: No parece fácil ser simple cuando se es productor…
EG: Cuando trabajo con otros artistas les digo que lo importante es ser simple. Como artista siempre tiendes a grabar de más, a arreglar de más, es bueno porque significa que estás despierto y te gusta la música, pero como productor debes simplificar al máximo todo quedarte con la mejor idea, con dos ideas buenas es suficiente, debe parecer que en cinco minutos salió una canción, esa sensación de frescura es todo lo que buscamos en la música.

CH: En vivo no evades acercarte al trap o al reguetón, que son géneros muy vituperados:
EG: Es un buen ejemplo de cómo los productores trabajan la música sin prejuicios, ellos van a buscar el hook, es cierto que luego pierden el nivel lírico, no hay una refinación en la estructura, pero puedes aprender mucho del reguetón en cuanto a la sensación de frescura. Cuando escuchas algo nuevo de reguetón siempre es la misma fórmula pero suena fresco, no hay que hacerle feo a ningún estilo, porque de todo se aprende.

CH: En términos musicales el reguetón te interesa?
EG: Lo estudio mucho, siempre me ha interesado ver las técnicas de producción, lo que hacen los arreglistas, la composición, los trucos del ingeniero de mezcla, intento aprender de ellos y llevarlo todo eso a mi terreno.

CH: ¿Cuál papel te gusta más, productor o frontman?
EG: Me gusta más el papel de productor. Lo que más me gusta de El Guincho es ser productor de El Guincho, verlo como un artista desde fuera y decirle ‘oye haz esto, quita eso, vete por aquí o por allá’. Es lo que más me gusta.

CH: Hoy en día el productor está tomando un papel preponderante, ya es visible…
EG: Un productor aprende más del artista que al revés. Aprendes de su manera de componer, arreglar, ves las fallas que tiene donde le puedes aportar, cosas buenas que tienen y que tú no vas a poder tener, esa es la parte buena. Aportas tus trucos, themplates, plantillas, ideas de cómo llevar una canción, la experiencia que tienes construyendo canciones, decir lo que sobra o lo que no funciona. La gracia de un buen productor es entender al artista, eso se nos olvida. Hoy en día la figura de productor se divide en beat maker e ingeniero de sonido, no es como antes. Muchos beat makers se olvidan de producir y muchos ingenieros de sonido se están olvidando que no tiene que sonar bien, tiene que ser sorprendente. Trato de ubicarme en un terreno intermedio entre estos dos extremos cuando trabajo con otra gente.

CH: El Guincho se está poniendo de moda, será mainstream?
EG: El proyecto de El Guincho no es para dar un salto al mainstream mundial por la esencia del proyecto. Como productor no me creo menos que nadie y sé que puedo trabajar con cualquier artista.

CH: ¿Como artista qué quieres decir en las canciones, cuál es tu postura?
EG: No me gusta hablar explícitamente de las cosas. Cuando escuchas HiperAsia notas el contexto y el momento, cuando hago una letra me gusta más proponer una idea pequeña que explote dentro de la canción, no hago canción de protesta. Mis canciones tienen más de protesta por la cultura sónica que tienen alrededor que muchas otras que son explícitamente políticas, pero igual la gente lo pilla (lo percibe), para mí ese es el camino.

CH: Ya sólo romper los moldes es protestar…
EG: Hay mucho más rebeldía en provocar con un sonido o una idea de mezcla que en decir “fuck el gobierno”, lo veo más especial y es la manera en que me gusta expresarme.

CH: ¿Qué le va a pasar a El Guincho este año?
EG: A mitad de año saldrá un disco muy especial con el que llevo trabajando desde enero del año pasado, lo hice con otro artista muy afianzado en España, es muy especial. Nunca había hecho algo así donde soy el productor y también compongo, arreglo, nunca me había involucrado tanto. Será un proyecto grande y tengo muchas ganas de presentarlo, ojalá con el jalón que tengo lo podamos traer a México también.

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *