De La Purissima: Pasa del cuplé al electro

El proyecto español dejó el cuplé para evolucionar. Con sonidos mexicanos, electrónicos y la producción de Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido), lanzarán su segundo álbum bajo el nombre de "Sonora".

El proyecto español De La Purissima dedicó sus primeros años a explorar el cuplé, un género musical escénico que vivió su esplendor a principios del Siglo 20 y en el cual se desarrollaron muchas cantantes, que con una mezcla de distintos géneros, desarrollaban espectáculos cargados de sexualidad y crítica social, pero en este proyecto español, el experimento cumplió su ciclo.

En Guadalajara, De La Purissima entregó el último de sus espectáculos de cuplé y el primero donde aborda la electrónica y que advierte el contenido de su nuevo disco, Sonora. A mediados de diciembre de 2017 lanzaron Santa Frívola, un hip hop con una base de jazz y una letra potente sobre las vidas superficiales.

“El cuplé siempre estará en mí”, expresó en entrevista con Charrocanrolas, la vocalista Julia de Castro. “Cuando uno ha nacido con referentes eso siempre está impregnado en ti, en el ADN de la banda y la escena. El cuplé es una manera de entender lo escénico y a mí me ha aportado mucha confianza en la escena”, agregó la actriz.

Sonora es el principio de una colaboración con Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido) y la primera conexión artística que Julia de Castro quiere tener con México, un país que ama y desea, por ese motivo el álbum coquetea con muchos sonidos mexicanos, los cuales ya habían aparecido a lo largo de su trabajo.

“Soy una artista bastante arriesgada, no siento miedo cuando hay un momento de transición. El público modifica mucho mis espectáculos, no me gusta la tranquilidad, no me confío en que ya tengo el espectáculo y saber qué viene después. A mí me pasan muchas cosas en escena, a veces lloro y no puedo seguir, el público sabe que es real”, confesó la cantante, quien aprendió del cuplé a desarrollar conceptos escénicos que no se limitan a presentar música, sino a llevar al público por un camino donde no permanece indiferente.

“Cuando voy a un concierto me apetece que no sólo haya música, porque para eso mejor escucho el disco en mi casa. Cuando veo a un artista me gusta que haya algo más cuando hay una banda en directo y un contacto con el público de manera más directa, debe haber una responsabilidad como artista. Yo quiero ser una artista 360, quiero una comunicación con el público. No me gusta el aplauso, es un error, eso interrumpe el diálogo que se genera entre la música y el público, eso viene de mi parte teatral”, explicó.

La transición de Julia de Castro implicó también cambiar su residencia a Roma, Italia, aunque su mente está en México: sueña con ser parte del festival Vive Latino para tocar con la orquesta Mendoza, con quienes ha grabado, además de buscar que el público mexicano se deje seducir, la quiera y la necesite.

“México me encanta y me seduce. Tengo qué descubrir por qué me pasa esto, pertenezco a este lugar. ‘Sonora’ es muy mexicano y quiero estar aquí, quiero impregnarme de la esencia de este lugar, de la manera que hay de entender el mundo y la mirada que hay aquí del día a día, no tienen nada que ver con lo que viví donde nací, no es mejor ni peor, hay algo con lo que me siento muy conectada. Hay una cosa muy romántica que tengo con México, el caos que hay, los edificios, la ciudad es tan viva e impredecible, que me siento muy viva”, afirmó Julia De Castro.

A De La Purissima no hay que perderle la pista.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *