Diamante Eléctrico hace bailar a los “Buitres”

El nuevo disco de la banda colombiana llevará por título “Buitres”, un disco que “tiene al ritmo como bandera”, adelantó su vocalista Juan Galeano en entrevista. El 26 de septiembre tocarán por primera vez en El Lunario y tocarán en el C3 de Guadalajara.

Diamante Eléctrico hace bailar a los “Buitres”

Cortesía Criteria Entertainment

 

La banda colombiana Diamante Eléctrico no quiere parar. Tres discos, tres Grammy Latino y más de 300 shows después, la banda no quiere dar tregua. A dos años de lanzar La Gran Oscilación un álbum introspectivo, pesado y roquero, están por editar su cuarta producción, Buitres, un disco más colorido espiritual y bailable para sorpresa de sus fans.

Buitres se va a un lado más luminoso y tiene al ritmo como bandera”, adelantó en entrevista Juan Galeando, vocalista de Diamante Eléctrico.

“Ya en un cuarto disco quisimos experimentar. Históricamente hemos sido una banda que tiene el blues, el rocanrol y la psicodelia como una bandera muy amplia, pero en un cuarto disco estamos buscando un sonido diferente y quisimos irnos hacia el lado del groove, más inspirado en la música soul y funk, la música negra de los 70. El disco tiene varios colores con los que se va a identificar la gente que no conoce a Diamante y también quienes ya son fans”, explicó.

Los colombianos decidieron explorar sus influencias bailables por una razón sencilla: atraer a más chicas a su fan base, pero no por una razón fetichista, sino por un reconocimiento.

“La demografía de Diamante Eléctrico siempre ha sido hacia los chicos, son más que las chicas, pero ellas son las que mueven el negocio sin duda, por eso las pondremos a bailar, será todo un reto”, reconoció Galeano.

El experimento fue toda una aventura. Contrario a lo que sucedió en sus primeros discos que se grabaron en vivo y de forma análoga, Buitres tardó ocho meses en ser concebido y se construyó con samplers de música de los años 60 y 70. El Diamante Eléctrico ha sido pulido.

Sin traición al rocanrol

Hace un par de años, Diamante Eléctrico tocó el cielo: abrieron los conciertos de The Rolling Stones en Colombia. Pudieron abrazar a Mick Jagger y Keith Richards, les agradecieron haberlos inspirado a tocar rock.

El nuevo viraje hacia la música electrónica no supone una traición a su esencia roquera, finalmente ya no tienen que demostrar nada. En 2015 abrieron a Foo Fighters y el disco solista del vocalista Juan Galeano, fue producido por Andrew Ioog Oldham. El manager que encumbró a los Stones.

“Seguimos fieles a nuestra esencia, nadie nos va a quitar eso”, argumentó Galeano, quien explicó que el primer sencillo del disco, Hacia la Noche, abre la puerta al rock, en el sentido más amplio a pesar de su envoltura electrónica.

“Es una oda a la noche, de olvidarse de todo y volver a revivir esa primera noche donde uno experimentó el sexo, las drogas, el rocanrol y habla de vivir la noche como si fuera la primera y la última vez”, reconoció.

Charrocanrolas (CH): ¿Diamante Eléctrico así vive, como la primera noche de desenfreno?

Juan Galeano (JG): Desde que empezamos la banda hace seis años tenemos una sola consigna: no parar, sólo pararemos cuando eso sea una gran noticia, estaremos haciendo música es que la única manera de conectarnos con nosotros mismos, con nuestro público, seguimos creyendo en eso y en las buenas canciones. El disco tiene nueve canciones, cuando lo escuchen completo se darán cuenta que está contando una historia más grande, Hacia la noche es la punta del iceberg, abajo hay música muy chévere.

CH: ¿Buitres es un título tremendista, así es el disco?

JG: No. Buitres es más de emociones, más colorido y espiritual, nos lleva a cosas que no habíamos experimentado. En los tres primeros discos el hilo conductor es el dolor, no nos volvimos felices, pero hay más color en las letras.

CH: ¿La banda ha crecido mucho, con Buitres buscan nuevos horizontes y sacrificaron un poco el rock?

JG: Venimos del rock alternativo y la escena independiente de Bogotá, pero después de un tiempo te das cuenta que el mundo es más grande y hay muchas cosas pasando afuera. No hemos parado desde que inició la banda, llevamos más de 300 shows en Latinoamérica, Europa y Estados Unidos, pero queremos crecer a la banda, atraer más públicos, hacer conciertos más grandes, retarnos a nivel de sonido y lírica, la esencia sigue ahí pero vamos evolucionando el sonido, que es esencial al hacer música.

CH: Muchas veces a las bandas se les castiga por crecer…

JG: No hacemos música para el roquero promedio que de pronto tiene otras cosas en la cabeza, hacemos música porque queremos hacerla y nos viene del alma, es lo primero.

La música la hacemos nosotros y la historia la escribimos nosotros, no importa mucho lo que piensen los demás, vamos a seguir creciendo. El roquero de por sí es muy cerrado, nosotros hacemos música y buenas canciones, eso va a predominar en nuestro trabajo.

Seguimos haciendo las cosas de la misma manera, afortunadamente el eco ha crecido y hemos podido llegar a muchos lados, es por la música y hacer canciones, de eso nos sentimos muy orgullosos.

CH: Y en ese propósito seguro habrán tenido muchos buitres alrededor, ¿cómo deshacerse de ellos?

JG: Cuando pensamos en el título del disco se pensó en un principio que todos somos buitres y estamos carroñeando los restos de otras personas, del amor, que volamos en círculos sobre una pena o somos simplemente vitales para la cadena alimenticia musical del planeta y una de ellas también es que hay muchos buitres carroñeros alrededor de uno que también hay que sacarlos.

CH: Y sobre todo hay buitres carroñeros en la política, en Colombia como en México, donde les gusta dividir…

JG: Los mexicanos nos llevan años luz en el tema de cultura y es algo que se aprecia mucho. Los mexicanos creen mucho en su riqueza cultural y la llevan por encima de muchas cosas. Los colombianos estamos muy divididos, ustedes tuvieron una elección importante y les quisieron meter el miedo de que se van a volver como Venezuela, pero aquí lo hicieron y lo lograron gracias a muchas cosas, pero el problema real es la política y la corrupción, son los problemas más grandes que tenemos como país, además el arraigo de odio que hay en Colombia, es algo muy triste pero real y palpable, no sólo en las redes sino en la calle.

Espero que eso se vaya desvaneciendo, pero eso está palpitando demasiado, hay mucha división y mucho odio y la gente aún no cree que algo bueno pueda salir de este país, entiendo un poco pero el mundo está cambiando y Colombia también. Venimos de una guerrilla que causó mucho dolor y mucho odio, pero el problema real está en los corazones de cada uno.

CH: Pero hay muchos artistas que muestran eso, que Colombia está cambiando…

JG: Necesitamos más embajadores de Colombia, necesitamos más héroes locales. Ustedes en México con sus héroes locales son implacables, creen mucho en su gente, lo que pasa con el rock alternativo en México, donde la gente compra merch y discos, es una manera bonita de demostrarle a las personas que lo que se hace en su territorio es valioso, es importante y nos falta mucho en ese sentido. En Colombia siguen prefiriendo lo gringo y poco a lo local, ha cambiado mucho, pero nos falta mucho.

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *