DLD y la nueva realidad irrepetible

Éxitos, energía, distancia y la nueva realidad a plenitud, se vivieron en las dos horas del concierto “Irrepetible” de DLD, que se sumergió en una de las primeras experiencias que marcarán el inició de una nueva etapa en los shows en directo.

DLD y la nueva realidad irrepetible

FOTOS: Cortesía Juan Carlos Equihua/OCESA

DLD realizó su primera inmersión en el nuevo mundo de los conciertos vía streaming y salió bien librado. Por dos horas mostraron oficio, actitud, energía y de la mano de los fans, se lanzaron al vacío de lo desconocido con un show sin público, sin retroalimentación ni el intercambio de la energía del momento.

La experiencia fue, básicamente, un concierto completo bajo la lógica de transmisión de la televisión abierta, con diseños para identificar las canciones, anuncios fijos para adquirir la merch del concierto, la iluminación normal de un show, tomas a cada integrante, planos abiertos, algunas incursiones de una steady cam sobre el escenario y tomas aéreas.

Los integrantes de DLD intentaron un poco de interacción antes del inicio del show. “Estamos muy nerviosos”, expresó el guitarrista Erik Neville, la frase la repitió el vocalista Paco Familiar y diez minutos después de lo programado, inició el show.

DLD interpretó el disco Primario (2013) de principio a fin durante 60 minutos. A Distancia permitió que Familiar evocara al distanciamiento generado por el streaming, en Necesidad aludió a la música en vivo, en algunos momentos pidió a “los que están del otro lado” cantar con él, aplaudir, “es momento de que destapen algo”.

A la experiencia le faltó un lenguaje propio, un código roquero en el manejo de las tomas, la posibilidad de ver a detalle elementos escénicos que sobrepasen la idea de ver un concierto en circuito cerrado. La iluminación, generada para un show en vivo y no para ser transmitida, provocó saturación en la imagen, por momentos el balance de blancos reventó. En el camino fueron corregidos los detalles técnicos, pero quedó ausente la experiencia inmersiva, que será parte de aprendizaje y la evolución de los conceptos en streaming.

El sonido fue impecable, nítido, sin errores, pero como toda transmisión en directo, evidenció algunos quiebres en la voz de Familiar y algunos detalles en la pulsación de las cuerdas de guitarra. Los integrantes de DLD superaron el nerviosismo evidente y se dejaron ir.

La segunda parte inició con una animación de las nueve canciones que fueron las más solicitadas por los fans a través de redes sociales. Sonaron El Mapa de tus Ojos, Un Vicio Caro es el Amor, Dixie y Mi Vida, entre otras. El concierto fue dedicado a Margarita Linares, madre de Erik Neville, recientemente fallecida.

El cierre energético, con la banda totalmente entregada, dejó en el aire la sensación de que faltó más música, los 120 minutos de DLD se fueron rápido. Buena señal.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *