El rock en el cuerpo y el punk en el espíritu, así es Vega

En su séptimo disco, “La Reina Pez”, la cantante andaluza Vega, relata historias de mujeres que van a contracorriente y vencen obstáculos. Su sonido va del pop y el folk al rock. Con este trabajo vendrá a México antes de finalizar el año.

El rock en el cuerpo y el punk en el espíritu, así es Vega

Cortesía Criteria Entertainment

Vega es cantautora, roquera y un poco punketa, sobre todo para su madre, que ha visto un aumento en el número de tatoos que lleva en el cuerpo y la reprende. “Me dice ‘por favor no sigas, tienes una bebé y vas a recogerla a la guardería’. Le digo ‘me educaste para ser una mujer independiente, trabajadora y hacer lo que quiero’, no sufras”, afirma entre risas.

En el brazo lleva una línea de tiempo en la que está registrado el nacimiento de su sobrina María, las iniciales de su marido y el nacimiento de su hija Noa, en el hombro tiene dibujado un pez en alusión a su nuevo disco La Reina Pez, en el otro hombro lleva pintado un faro, venus, una rosa de los vientos, triángulos y mariposas: la cartografía de su vida.

La Reina Pez es su séptimo disco, integrado por canciones que hablan de librar batallas personales y desde su salida ha generado mucha pasión.

“Es lo que pretendo con mis discos. Este es un disco al que le tengo mucho cariño, sostenible (hecho de materiales reciclables), que trata sobre remar y remar aunque sea contracorriente para vencer obstáculos”, confiesa en entrevista con Charrocanrolas.

En las redes sociales, sus fans comparten las fotografías del álbum cuando llega a sus manos como si se tratara de un tesoro.

Al revés

Pocos recuerdan y saben que la carrera de Vega estalló tras su participación en el reality musical Operación Triunfo, pero conforme pasó el tiempo se rebeló, se hizo independiente, creó su disquera La Madriguera Récords y ahora no hay quién rebase los límites que ella se ha puesto, ni ella. Lo punk también le viene de la filosofía de hacerlo tú mismo.

“Soy una artista que ha hecho el proceso inverso a lo que habitualmente hacen otros, que empiezan una carrera pequeña, independiente y acaban desarrollando grandes carreras en las majors (compañías grandes). Empecé en majors y me di cuenta que si quería hacer lo que quería, como lo pensaba, todo cuidado, donde el público no fuera lo último de la cadena, sino lo primero, debía hacerlo de forma independiente con mi propio sello”, explica.

Ir del mainstream al indie no ha sido fácil, reconoce, es lo más punk que ha hecho en su vida, más allá de los tatuajes que escandalizan a su madre. Se le cuestiona si en realidad ha sido tan difícil su carrera como para hacer un disco donde todas las historias hablan de mujeres que se sobreponen a sus circunstancias. Vega se sincera.

“Cuando tomas las riendas de tu proyecto, puedes tener muchas ideas pero debes hacerlas factibles a nivel económico y siendo mujer, en una industria, al menos en España, que está gobernada por hombres. A veces he remado más veces a contracorriente de lo que me gustaría. No es fácil. Mi carrera como compositora para otros artistas es la que me ha permitido hacer mis propios proyectos”, subraya.

Charrocanrolas (CH): ¿Qué detona la temática de “La Reina Pez”?

Vega (V): Cuando te planeas una carrera independiente te pueden valer muchas cosas y llega un momento donde pones una línea que no va a cruzar nadie y en el momento que digo nadie me incluyo a mí misma. No me vale todo por vender, por llegar al público, hay una preocupación por hacer las cosas bien hechas, grabar bien los discos, rodearte de profesionales. Para mí es importante dar valor que está en un producto musical.

Estoy en contra de consumir música fast track. Este disco comenzó a gestarse en 2015 para salir en 2016 pero no pudo salir porque fui madre y tuve qué parar toda mi carrera para tener a mi bebita pero seguí trabajando desde casa escribiendo para otros artistas y dando forma a La Reina Pez y conforme avanzaba fui más exigente conmigo misma, musicalmente.

CH: Hiciste el disco con materiales reciclables, hay una postura que se refleja en las canciones, donde se habla mucho de agua…

V: Cuando haces un disco como La Reina Pez donde tratas de mandar mensajes, hacer canciones que calen en el público a muchos niveles, socialmente y en su día a día. No sé si en el público, pero en mí sí hay una preocupación por el planeta en el que vivimos. Está hecho en un papel especial y no hay postureo porque saldría más barato, si lo llevas hasta el último término sale muchísimo más caro, pero como digo, nos cuesta más a nosotros pero al planeta le cuesta menos. Mi preocupación es real, sobre todo en un disco donde hablas tantas veces del mar, de ríos. Como madre tus prioridades cambian y de pronto te das cuenta que planeta le dejas a tus hijos.

No pretendo abanderar una causa ecologista, pero como todo en esta vida, hay que aportar un granito d arena. Por mi parte, si quiero hacer un disco físico, no lo puedo hacer de forma convencional porque es plástico todo y tengo una batalla personal contra los plásticos, sobre todo los que no son reutilizables y no contribuyen para mantener el planeta en que vivimos.

CH: Hay un sonido marino en muchas canciones, pero sobre todo canciones con historias de mujeres que pueden ser cualquiera…

V: Es un disco que trata de las emociones y musicalmente no tiene un género único. Mi género es mi voz, como escribo las letras y en la música pretendo cosas distintas. Sombras está hecha para mi hija, lo normal es que una mamá primeriza haga una nana, pero está llena de energía, pero está contando una realidad como mujer que era no saber lo que era ser madre, vivía en la oscuridad y ella vino a aportarme luz, musicalmente había que mostrar ese paso de la oscuridad a la luz.

CH: Eres una cantautora, pero con espectro amplio, no sólo voz y guitarra, vamos eres roquera, aunque muchos no lo crean…

V: Crecí con la música de los cantautores, de niña escuchaba a Aute, Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat y Caetano Veloso, de ellos bebo cómo contar una historia, cómo utilizar la palabra para expresarme, pero la música que escuchaba a la par era The Beatles, pasé por Nirvana, Guns ‘N Roses. Nací en 1979, las influencias del rock también las tengo. Soy cantautora en cuanto a contar historias, pero tengo un alma totalmente rock dentro del cuerpo, no puedo evitarlo, soy una intérprete que no soy dulce, mi voz es grave, tosca, más hacia el rock que al género de cantautor. Soy una mujer enérgica, con carácter y eso se ve en vivo, por eso tengo ganas de iniciar la gira en Latinoamérica.

 

Vega adelantó que antes de terminar 2018 realizará una gira por México, Colombia y Estados Unidos y volverá con toda la banda en 2019. Lo sella con palabra de punk, como si de un tatuaje se tratara.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *