Federico Bonasso mantiene la rabia ahora en la literatura

En la FIL 2019, Federico Bonasso presentará su libro “Diario Negro de Buenos Aires”. El vocalista de Juguete Rabioso, explicó en entrevista sus motivos para escribir una novela sobre el exilio, con mucha rabia, amor y odio a su ciudad natal, pero también a la Ciudad de México.

 

Muchos de los que asistirán a la Feria Internacional del Libro (FIL) 2019, no habían nacido. En su memoria no arde la llama del recuerdo de un incipiente grupo radical, llamado Juguete Rabioso, que se subió al escenario del encuentro literario en la su edición 1991, acompañado del escritor Paco Ignacio Taibo II en algo que llamaron “Rock y novela policíaca”. Los textos del autor y la música furibunda de la banda, consiguieron que hacia el final del concierto, varios asistentes empuñaran improvisadas antorchas elaboradas con flyers publicitarios. Fue una apoteosis.

El exilio y el amor-odio

Ya pasaron 28 años de aquel momento. Juguete Rabioso se extinguió en 1999. Su vocalista, Federico Bonasso, continuó su carrera literaria y una carrera solista en la música. En 2016 regresó a la FIL a hablar de México como lugar de refugio para tantos exiliados y este 1 de diciembre, realizará una firma de libros de su nueva novela,  Diario Negro de Buenos Aires.

Había que empezar con fuego. A Bonasso, argentino que llegó a los nueve años a México, se le cuestiona si no es un lugar común hablar del exilio siendo mitad argentino y mitad mexicano. Desenfunda y dispara.

“Es un lugar común de acuerdo al talento de quien escriba un libro, un poema o haga una canción sobre el tema. La manera en que se trata es lo que le puede dar o no valor. Es un tema que nos persigue, es un tema común para todo ser humano, es inevitable tener el valor, enfrentarse a sus propias fibras y tener que enfrentarse a las cosas que realmente le importan a uno. Me resultaba inevitable tratar un tema así, pero quise abordarlo, no desde el testimonio, sino desde la ficción. El tema me da identidad, la búsqueda de identidad es la identidad misma”, confió el autor, quien hizo su primera novela.

Hay una imagen gráfica de la reflexión que plantea Bonasso: su personaje se acuesta sobre tumbas para escuchar el susurro de los muertos, sabe que los muertos tienen muchas cosas qué decir, pero Buenos Aires los ha echado debajo de la alfombra. La novela es catártica, pero sobre todo expresa el amor y el odio que puede generar una ciudad.

“Esta es una novela sobre el desencanto. Buenos Aires puede ser interpretada como una idea de la infancia perdida, arrebatada, se le pone el nombre, a una vieja herida, el nombre de Buenos Aires. Tengo una relación completamente ambigua con ella, es de un profundo enamoramiento, es como una mujer, para mí, de la que estoy profundamente enamorado y no me termina de ‘pelar’. Hay noches en las que nos hemos encontrado y otras en las que nos hemos desencontrado y ese dolor brutal de amor-odio es detonador del libro”, afirmó el autor, quien reconoció que México, también le genera el mismo sentimiento.

“Tengo dos corazones, uno es la CDMX, soy profundamente chilango y Buenos Aires, soy profundamente porteño. Las quiero a las dos, me han roto el alma pero sin ellas no puedo vivir”, expresó.

Menos música y más cine

Diario Negro de Buenos Aires tiene un sinnúmero de referencias a escenas y personajes cinematográficos. Federico Bonasso ha dedicado una buena parte de su trayectoria musicalizar películas. El autor advierte que quienes busquen un texto musicalizado, se van a decepcionar.

“Hay un momento en que se compara el rock argentino con el mexicano y es un momento muy divertido, pero hay menos de lo que quizá se hubiera esperado de la novela de un músico” reconoció Bonasso, que además, hizo un texto en el cual expone su corazón, miedos y angustias.

“Cuando le puse punto final al texto, me dio asco, repugnancia. No sé sí quiero que mis hijos lean este libro, hay un morbo, se mete con la cochinada del alma y eso no es satisfactorio. Me preocupa que tenga estos costados psicológicos y los haya puesto en un material literario. Pero por otro lado es un acto de honestidad que le da un valor al libro”, concluyó.

Ah ¿y Juguete Rabioso?

Bonasso relató que Santiago y Coco y él, la columna vertebral de Juguete Rabioso, se encuentran en etapas expresivas diferentes y sólo se reunirían si existen intenciones de hacer nueva música.

“Abusaríamos de un apellido que creamos hace muchos años y lo único que haríamos, sería una mala copia de la espontaneidad que teníamos cuando el Juguete vio sus mejores días. La única manera de resolver esto, es intentar hacer un disco juntos, quizá lo hacemos, nos gusta el resultado y lo publicamos, quizá fracasamos y nos damos cuenta que no es Juguete Rabioso. Esa traición no la queremos cometer”, subrayó.

Diario Negro de Buenos Aires

1 de diciembre

Firma de libros

Stand de Penguin Random House

FIL Guadalajara

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *