Green Valley: Música que te abre un poquito el pecho

La banda española Green Valley fusiona sonidos caribeños con todo lo que se atraviese, mantiene la actitud positiva a pesar de todo y lo demuestran en su disco “Bajo la piel”. Ander Valverde, vocalista de la banda, habla de su música hecha con el corazón y luminosa para estos tiempos oscuros. Aquí el video de "Pachamama" desde el confinamiento.

 

Green Valley es una banda que escuchas, cierras los ojos y te transporta a un lugar soleado, lleno de vegetación, ruidos de pájaros, tranquilidad. Es música que en la pandemia ayuda a viajar.

Si el coronavirus no se hubiera atravesado, la banda liderada por Ander Valverde, hubiera viajado a México a presentar su disco Bajo la piel (2019) y tendríamos en la mente el momento que hizo bailar a todos a fuerza de ritmo y sonidos positivos. Pero no pasó.

En el confinamiento, hace casi un mes, estrenaron una versión acústica, grabada con cada músico en su casa, de Pachamama, un abrazo a la tierra y la naturaleza, con el cual comprobaron esa frase que sostiene Ander Valverde en entrevista con Charrocanrolas: “En todo el mundo los ritmos caribeños calan hondo”.

El proyecto que nació en 2004 con la intención de dar un toque mediterráneo al reggae y el dance hall, poco a poco mutó a una fusión de sonidos cálidos y agradables al oído.

“Hacemos música de corazón. Nacimos en el norte de España, pero al final creo que todas las personas estamos cortadas por el mismo patrón, todos sentimos igual y a la gente le ha llegado la música de esperanza, hecha del alma. Hay mucha oferta de ritmos caribeños, nosotros lo hacemos a nuestra manera”, consideró Valverde al hablar de la saturación de la escena en el mundo.

Green Valley le apuesta al buen rollo y los ritmos agradables al oído, a “música que te abre poquito el pecho”.

Del lado positivo

La canción menos reproducida de Green Valley en Spotify supera los dos millones de reproducciones. Con esa base, Ander Valverde no ha dejado de pensar que México es un buen lugar para expandir el proyecto.

Bajo la piel contó con la colaboración e Macaco, SFDK y Laguna Pai, quienes ayudaron al proyecto a desmarcarse del lado más ortodoxo de los sonidos caribeños y acercarse incluso al pop.

“Nos gusta experimentar y creemos que la música es un lenguaje universal que se usa para transmitir los sentimientos y sensaciones, al final lo que importa es eso. Cuando la música tiene alma, no importa la etiqueta ni los patrones con los que se haya cortado. El reggae es nuestra Alma Mater, pero experimentamos con hip hop y otros tipos de música”, relató el vocalista, alma, corazón y vida de Green Valley.

Ander Valverde reconoció que le atrae más el lado luminoso de las cosas que el lado oscuro, incluso refirió que quienes conviven con su forma positiva de ver la vida como una legión contra todo lo malo, incluidos los malos momentos que trajo la pandemia.

“Cuando la gente dedica un ratito que tiene para escuchar mi música, me hace ilusión. Me sabría muy mal hablar de cosas oscuras o hacer un mensaje negativo, prefiero hacer un mensaje de esperanza y de positivismo, de que se puede y vamos para adelante, que seamos auténticos luchadores y guerreros, hay que creérselo para dar un pasito hacia arriba”, concluyó.

Para quienes dudan en sus palabras, podrían darse una vuelta a Bajo la piel y escuchar La Niña de la Playa o Soñar que invitan a la gente a levantarse, pero desde un lado luminoso, en tanto Somos luz describe el momento social en el que estamos. Ya tienen tarea.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *