La agitada psicodelia moderna de Luiza Lian

Visitó México para presentar su tercer disco “Azul moderno”. En entrevista reconoció su interés de romper la barrera que separa Latinoamérica de Brasil, habló de la psicodelia que está presente en su música y del compromiso social que hay en su trabajo.

La agitada psicodelia moderna de Luiza Lian

FOTOS: Jaime Martín-Fabián Robles/ Cultura UDG

 

No hay día que la cantante brasileña Luiza Lian tenga la cabeza agitada. Ahora está enfocada en romper la barrera que separa a Latinoamérica de Brasil, quiere que México sea parte de su mundo y trajo su tercer disco, Azul Moderno, para mostrar que hay sonidos emergentes en su país capaces de generar un mundo nuevo y responder a su tiempo.

Luiza Lian es menuda, habla bien español, mira fijamente y no evade ningún tema. Azul Moderno fue lanzado y presentado en pleno proceso electoral que culminó con el ultraderechista Jair Bolsonaro en la presidencia de Brasil. La cantante quiso enfrentar así la nueva realidad de su país.

“Es un momento en el que se necesita mucho coraje para ser artista porque lanzar una cosa hoy en día, no es lo mismo que hace siete años. Antes no se necesitaba tanto coraje porque vivíamos en otro Brasil, ahora hay una polarización muy grande”, afirmó en entrevista con Charrocanrolas.

Además de coraje, Luiza Lian ha querido reflejar en su trabajo la evolución de la música brasileña y la ha llevado a extremos impensables.

En el primer disco editado en 2015 sólo con su nombre, entregó sonidos brasileños y rock psicodélico. Oyá Tempo (2017) fue un experimento con un sentido electrónico acompañado de un ambicioso proyecto visual y Azul Moderno (2018) es la suma de sus influencias, electrónica minimal, psicodelia, jazz y sonidos experimentales que sólo siguen sus reglas.

Azul moderno tiene más influencia de trip hop, rap y electrónica. Hicimos muchos samplers para darle una multidimensionalidad a las imágenes y los sonidos que tienen muchas capas”, expresó.

La psicodelia está presente en todo el trabajo de Luiza Lian, pero los sonidos caleidoscópicos con que trabaja no están relacionados con las tendencias de moda, sino con una visión espiritual.

“Así como en la psicodelia había una influencia de los psicotrópicos, cantó mucho desde una perspectiva espiritual que se origina en las medicinas naturales como la ayahuasca, eso está presente en mi musicalidad. Me gusta pensar que mi música y yo somos representantes de una psicodelia moderna, nueva”, reconoció la brasileña, quien trabajó con el productor Charles Tixier, a quien le entregó las canciones que tenía y le pidió que las reconstruyera.

“Todo era como samba rock de los años 70, pero Charles lo deconstruyó y lo llevó a la electrónica, hizo un disco nuevo”, afirmó.

Lian tiene influencias clásicas como Billie Holiday y Gal Costa, pero también de Lauryn Hill, pero su trabajo mira hacia el futuro.

“Lo que quería era hacer un trabajo verdadero y que muestre quién soy y al mismo tiempo que mostrará que tengo influencias fuertes de la tradición brasileña y también de la música global”, subrayó.

Originalmente Azul moderno estaba contemplado para ser su segundo disco, pero su mente inquieta tuvo una revelación y concretó Oyá Tempo.

“Empezaba a trabajar en Azul moderno, pero pasaba por un momento muy angustiante en mi vida. Escribía poesía y quería hacer un proyecto más de performace, con un sitio web muy loco y empecé a hacerlo, así surgió el rompimiento, de manera natural. Necesitaba hacer algo que no sabía si era música o artes plásticas. Al final me di cuenta que lo mío es la música. Un productor escuchó la música y propuso hacer una filmación, todo se fue dando. Se presentó con un concierto lleno de visuales y comprendí que esto es lo que quiero hacer. Tengo que ser honesta con mi deseo que es actualizar las tradiciones, las más antiguas y las más nuevas de la música”, sentenció Luiza Lian.

Charrocanrolas (CH): ¿Además de eso tienes un compromiso social? Hay letras con sentido político en el disco.

Luiza Lian (LL): Lo que es más político en mi música es hablar con profundidad de la manera en que nos estamos relacionando, debemos recordar la importancia del contacto físico, es una realidad la hiperconectividad, pero es vital hablarnos, entender que estamos aquí. Lancé Azul moderno en medio de las elecciones de Brasil, todo mundo hablaba de política y había mucha gente muy deprimida. Lancé el disco como acto político para decir que estamos aquí y no hay que estar deprimidos porque este mundo sólo está en poder de gente que está chingando a las mujeres o los gays. Nuestro mundo es lo que creamos y es importante.

CH: La música brasileña siempre ha tenido este compromiso, a diferencia de otros países

LL: Se puede hacer arte político sin ser panfletario, es lo que aprendí de artistas como Caetano Veloso, Gal Costa, Gilberto Gil, María Betania o los Tropicalistas de Brasil, que si los escuchas ahora, hace sentido, es necesario hacer un trabajo que se haga con responsabilidad y con verdad estética.

CH: Ahora que visitas México, ¿se te antoja grabar en español?

LL: Me interesa mucho grabar en español, tengo ganas de hacer un trabajo en otros idiomas.

Sería importante romper esa barrera que hay entre la música brasileña y de la música iberoamericana, porque los países que hablan español se comunican más entre sí que con Brasil. Es importante llevar la música latinoamericana a Brasil y viceversa, es necesario estar unidos ahora, es frágil el momento político y es mejor estar juntos.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *