La luz de Kiko Veneno que busca ojos chispeantes

José María López Sanfeliu, mejor conocido como Kiko Veneno, lanzó la canción “La Higuera” como adelanto de su disco “Sombrero roto”. En entrevista nos habla de su significado, de por qué acudió a la electrónica y fijó su postura respecto a cómo se mide hoy la música.

Kiko Veneno se ha vuelto un imprescindible de la música española. Kiko levanta la mano y todos lo miran atentos. Kiko lanza un disco nuevo y no pasa desapercibido.

Kiko lanzó la canción La Higuera a finales del año pasado como adelanto de su disco Sombrero roto y recogió halagos, respeto, expectativa, ¿por qué? En su incansable afán de experimentar, agregó elementos electrónicos, percusiones con aire africano, canta con una pausa distinta y la letra habla de una planta característica de la península ibérica, que puede ser metáfora de todas las cosas que unen a los seres humanos sin importar fronteras.

“Vivimos en un mundo de cambios, pero lo que más nos cuesta es cambiar. La historia se escribe con sangre para poder adaptarnos a los cambios y lo que nos gusta de verdad es vivir la rutina y hacer lo mismo, pero nuestra esencia es el cambio constante, la mudanza y me da gusto que la gente reaccione bien a La Higuera, que representa la forma de hacer, hacer cosas nuevas y crear siempre”, afirmó en entrevista telefónica con Charrocanrolas desde Ayamonte, España.

Kiko Veneno es sinónimo de innovación y cambio. Colaboró con el legendario Camarón de la Isla en el histórico disco La leyenda de tiempo (1979), fue uno de los primeros en popularizar la mezcla de rumba y rock, Santiago Auserón lo apoyó para salir del anonimato a mitad de los años 90, ha tocado con Jackson Brown, Jorge Drexler y Raimundo Amador, entre otros.

Charrocanrolas (CH): Siempre ha estado con gente dispuesta a cambiar y romper formas, ¿eso lo anima?

Kiko Veneno (KV) Me identifico con eso, romper formas es más aparente que real. Bob Dylan, John Lennon y Jimmy Hendrix, en el fondo no rompían formas, sino hacían formas nuevas extraordinarias. Nos vale esa definición, hay que atreverse a formas nuevas.

CH: La Higuera muestra una de las múltiples formas de hacer música electrónica, ¿qué lo llevó a ese mundo?

KV: Hago las cosas con más instinto que cabeza.

Lo que busco es que me acomode a mí, que haya cruce de culturas, hay sonidos nuevos de techno pero hay una forma diferente de utilizarlos, pero tampoco pretendo ser vanguardista, simplemente pretendo mezclar elementos que suenen un poco vintage y con estructuras de verso clásicas para hablar de algo tan campero como son las higueras y describir un poco a España a través de esta geografía de la higuera, además de buscar territorios nuevos, algo que inspire y sea diferente.

CH: ¿La Higuera es una metáfora de que hay más cosas que unen que separan.

KV: La península ibérica tiene una gran variedad de paisajes y de naciones, estoy a favor de la convivencia, creo que enriquece, la cultura y la música siempre se mueven más a favor de la convivencia que la política y la economía, trabajemos por unir, no por separar.

CH: ¿Debe entenderse más en términos costumbristas que políticos?

KV: Nunca tuve una intención política, pero inconscientemente quizá lo pueda tener. No hice la canción con esa intención. Hay en el disco una canción llamada Yo quería ser español, que va más en esa idea.

CH: Sombrero roto saldrá en un ambiente donde la música se mide por números, se hace arte queriendo ser un número, mientras usted reivindica que no somos números, sino personas…

KV: Claro que con los números pueden surgir artistas geniales como Kendrick Lamar o Rosalía y también cosas de reguetón que no son nada geniales, sino anti geniales.

Ahora hay música que potencia la publicidad del mercado, de la compra-venta y la cuantificación de la vida, pero prefiero más una música pequeña que llegue a menos gente pero que mantenga vivo ese aliento de la persona, del grupo pequeño, aunque también hay canciones que traspasan barreras, pero es una casualidad, quiero un público que esté cerca, que me pueda ver y yo los pueda ver y escuchar también.

CH: Su trabajo y sus canciones siempre atraen las miradas, parece que a gente ve en su trabajo un faro

KV: Me gusta dar luz, iluminar, ¿a quién no le gusta iluminar cuando hay oscuridad?

Lo haré mientras la gente diga ‘sigue ahí que nos das luz’, me parece una cosa preciosa porque también busco la luz, muchas veces para ver la realidad, tenemos que valernos de ayuda porque las cosas están muy enmarañadas, tenemos muchas condicionantes que nos hacen difícil ver las cosas.

Decir que soy un faro me sobrepasa un poco porque una de partes negativas del estrellato de la música moderna es ese, te convierte en una persona famosa que levanta la mano y toda la gente aúlla y repite todas las palabras que té les dices, el sistema te atrapa y te lleva a un sitio de donde no eres, eso hay que sobrellevarlo porque no hice todo esto para que levantara la mano y la gente aplaudiera, sino para que mi corazón resonara de alegría cada vez que canto y los ojos de la gente chispearan cuando bailan mis canciones.

CH: ¿La higuera es representativa del sonido de Sombrero roto?

KV: Es representativa porque varias canciones tienen el sonido techno, haciendo un guiño a lo vintage, pero el sonido del disco es verdaderamente amplio, hay sonidos electrónicos, un bolero mexicano (llamado Obvio), ritmo caribeño medio africano, hay diversos palos, cada canción es diferente, hay pocas guitarras, mucho ritmo, muchas voces, texturas, cada canción es un mundo, me salieron así y no quise traicionar la voluntad de las canciones, las dejé evolucionar.

Sombrero roto será editado en marzo o abril, adelantó Kiko Veneno, quien confió que con este nuevo álbum pueda regresar a México para hacer actuaciones en directo y sobre todo, ganarse al público: “Visito México con muchísimo interés. México tiene un misterio extraordinario, ojalá pudiera estar más metido en el corazón de ustedes”, concluyó.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *