La Misa Negra: Cumbia para el slam

La banda angelina La Misa Negra prevé hacer su primera gira fuera de Estados Unidos en 2019, quieren presentar su cumbia con mezcla de rock y punk, además quieren hacer que la gente baile con letras pesadas sobre la realidad del mundo, que la cumbia provoque slam y el slam se baile con los cuerpos pegaditos.

La Misa Negra: Cumbia para el slam

Cortesía Criteria Entertainment (Dale click para ampliar)

 

Marco Polo Santiago, guitarrista y acordeonista de la banda californiana La Misa Negra, aún tiene fresco en la memoria el momento en el que el actual presidente de Estados Unidos ganó las elecciones. “Nunca había visto gente llorar. Hemos tenido malos presidentes, tengo 40 años y me tocaron George Bush y Ronald Reagan, pero cuando ganó él fue un día triste, ha sido peor de lo que nos habíamos esperado”, afirmó en entrevista vía telefónica con Charrocanrolas.

La entrevista se desarrolla momentos antes de que se dé a conocer la intención de la Casa Blanca de revocar la política de separar a niños de sus padres migrantes. Tras conocerse fotografías y videos donde aparecen niños en jaulas, la presión mundial logró revertir esa violación a los derechos humanos.

El fundador de La Misa Negra, lamentó que hoy en día las personas racistas en Estados Unidos “tienen licencia para ser abiertamente racistas. Es horrible lo que está pasando, pero espero que esto sea la flama que nos haga cambiar, que nos levantemos y haya unión entre los demás y sacarlo a la primera oportunidad que tengamos”, expresó el músico, quien vivió en más de una ocasión una tragedia familiar.

“Desde que me acuerdo las deportaciones las hemos vivido. A mí papá lo deportaron cuatro veces, por más que sentimos que el tema progresa, es algo que sucede cada cierto tiempo, cada diez años regresa este clima de odio a los inmigrantes”, afirmó Santiago.

Es en este clima donde no se puede permanecer quieto y callado, donde la banda nacida en Oakland, California, ha encontrado una de sus razones de ser.

Cumbia pesada

La Misa Negra nació en 2011 con el ánimo de hacer música para bailar donde se fusionaran sus influencias mexicanas y colombianas, con rock, punk y heavy metal, así nació la heavy cumbia, la cumbia para bailar slam o el slam para bailar con los cuerpos pegaditos.

La banda la integran Diana Trujillo (Voz), Justin Chin (Saxo tenor y barítono), Morgan Nilsen (Saxo tenor y Clarinete), Craig Bravo (Batería), Elena de Troya (Percusión), Paul Martin Sounder (Contrabajo) y Marco Polo (Guitarra y Acordeón).

En 2013 lanzaron Misa de Medianoche, un disco donde sólo deseaban hacer música para las fiestas.

“Cuando empecé esta banda para hacer este tipo de música. Antes tocaba hip hop y heavy metal, pero cuando hice La Misa Negra se trataba de hacer música para bailar inspirada en ritmos que vienen de Colombia, pero a la vez mezclarle influencias roqueras y punk”, recordó Santiago, quien acepta una realidad que él experimentó: Por más roquera que sea una persona latina, el baile y la cumbia están en su sangre, pero también, la furia y la rabia.

“En el primer disco quería despejarme de la política, quería hacer canciones para pachanguear, pero en La Misa Negra (2017), por más que traté de alejarme de lo que siento políticamente, es imposible escapar de lo que uno siente y lo que ve en el mundo, especialmente con el presidente que nos tocó ahora. Pensé que estaba bien escaparse de la realidad, pero como artista debes hablar de lo que pasa en el mundo”, señaló el guitarrista, que en vivo, adopta posas metaleras mientras toca alguna cumbia o salsa.

Más baile, menos política

“Somos una banda de rock que toca cumbia”, subrayó Marco Polo Santiago, quien citó como ejemplo el tema Acróbata Nacional, el cover a un clásico de Black Sabbath incluido en su segundo álbum. Además del tributo a la legendaria banda metalera, La Misa Negra habla del control de armas en Estados Unidos (Pistola), del derecho a las mujeres sobre decidir sobre su cuerpo (Dueña de mí), de la escasez de agua por intereses corporativos (El Agua Se Acabó) o la envidia (Acosadora).

Charrocanrolas (CH): ¿Las letras fuertes y mensajes políticos entran más fácil con música?

Marco Polo Santiago (MPS): Antes hacía otro tipo de música, más pesada y más oscura. Las bandas como Rage Against The Machine, que son una gran influencia para mí, sólo le hablan a un tipo de audiencia, a gente que ya cree en esos mensajes y la mayoría de los que van a sus conciertos son hombres, quizá un 90% y van pocas mujeres. Pero de esta manera, con música bailable, diseñada para fiestas, es diferente, entre baile y baile metes el mensaje y pasas un buen momento pero escuchas una lírica importante. Para mí es más efectivo hacer música con mensaje, buena vibra, que no sea tan oscura y pesada.

CH: ¿La Misa Negra es una banda activamente política?

MPS: No inicié La Misa Negra para hacer política, hablamos de eso pero también hablamos de baile y pasar un buen tiempo. Fuera de la banda ayudamos a la comunidad. En California hemos visto a mucha gente que vive en las calles más que antes, muchos han perdido el trabajo y el costo de vivir en Los Ángeles o San Francisco es ridículo. Vamos a juntar fondos con un concierto para una organización que construye casas para quienes viven en la calle

CH: Y tocar en México y Latinoamérica está entre sus objetivos?

MPS: Estamos tratando de que las canciones lleguen a México, Colombia y el resto de Latinoamérica, no sé si lo van a aceptar o dirán ‘esos pochos ¿qué hacen con nuestra música?’, pero espero que agarren la idea que viene de nuestras raíces mexicanas y colombianas pero le ponemos nuestro sazón californiano, tenemos la esperanza de hacer una gira el año que viene, México está en el primer lugar de la lista que hay que visitar.

En estos tiempos es cuando más se necesita del arte, porque los políticos siempre están atrás, la gente se levanta primero, el arte se levanta primero y al final los políticos a tratar de arreglar las cosas.

 

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *