La Vida Bohème: El punk en el alma

La banda venezolana regresará a Guadalajara para ofrecer un show energético en el Bretón, con temas de sus tres discos. En entrevista, su baterista, Sebastián Ayala habla de política, de su esencia punk y adelanta que este año lanzan nueva música.

 

Quien niegue que la banda venezolana La Vida Bohème conserva su esencia punk, les perdió la huella o no los entiende. Desde hace cinco años viven en México, lejos de su natal Caracas, Venezuela, por una razón obvia: no encajan en un sistema dictatorial.

El baterista Sebastián “Chevy” Ayala suelta a bocajarro lo que piensa del régimen que tiene a su país al borde del estallido: “Que se jodan (Diosdado) Cabello, (Nicolás) Maduro, (Hugo) Chávez, se merecen el infierno o la cárcel”. Pero enfatiza que por encima de la política, está la música y lo que genera en el público.

“Cuando se arma un mosh pit, nos volteamos a ver y nos decimos “wey, se están cayendo a putazos por nosotros”. Lo que nos gusta es que la gente se desfogue y drene. Simplemente nos gusta ver cómo la gente mira a la tarima con los ojos bien abiertos, baila o se agarra a madrazos, que están en acción o congelados viendo el show y que estén conectados”, explicó en entrevista con Charrocanrolas previo a su visita de este viernes en el Centro Cultural Bretón, donde interpretarán un set punketo. Lo electrónico de sus dos discos pasados Será (2013) y La Lucha (2017), pasará a segundo plano.

Sebastián Ayala adelanta que La Vida Bohème trabaja en material nuevo que editará este año y en él, recuperan el espíritu de su primer disco (Nuestra, 2010).

“Estamos un poco más electrónicos, todo empezó en Será. En las nuevas canciones hemos vuelto un poco atrás, recordando cuáles eran esas cosas que usábamos en el primer disco, que era muy punk”, adelantó.

Charrocanrolas (CH): Una de las cosas interesante de La Vida Bohème es que son todo, menos inofensivos…

Sebastián Ayala (SA): Lo que menos queremos ser es inofensivos. En las canciones nuevas hay algunas con teclados que dan un comienzo inofensivo y va in crescendo, los teclados te invitan al down tempo y ser mellow. Un teclado rhodes no significa que debas hacer una canción más lenta y no ponerle carácter.

CH: El nuevo material mantiene ese tono subido que caracteriza a la banda…

SA: Estamos componiendo una de tono elevado (de crítica), eso nunca nos va a faltar, nacimos en una ciudad y un país donde toda nuestra vida funcional y consciente estuvo muy politizada, aunque queramos no nos vamos a salvar de explicar qué pasó y qué pasa en nuestro país, en qué estamos en desacuerdo.

Sentimos que muchas bandas han cambiado su tono, está bien, un concierto no es para hablar pestes de alguien, es para que la gente venga a desahogarse, , muchas veces la música debe olvidarse un poco de sus propias palabras, estamos para desahogarnos, no siempre hay que estar en un plan de crítica social, no es natural. Otros países que no están politizados, no le dan tanta importancia a un pendejo que es el administrador de un país, que debe irse en cuatro años si no hace de las suyas, hay muchos problemas de los que uno puede hablar, politizarse a uno mismo es desgastante, no nos desconectamos, estamos al pendiente y nos interesa, pero sí se te va de la mano pierdes la noción de qué haces con tu arte.

CH: Un concierto es una fiesta, no un mitin…

SA: Un concierto es una herramienta para dar menajes puntuales sobre situaciones puntuales. Nunca hemos dejado de utilizar el micrófono para, al menos, mencionar una cosa que sea realmente importante para el público, pero no puedes hacer todo tu concepto, tu show, carrera, música y lírica, de eso, mejor métete de activista. Hay momentos para todo.

CH: ¿Entonces el show en el Bretón será punketo y para bailar?

SA: Vamos a hacer un set muy completo. Venimos de ese ambiente de los bares, de gritos y sudor, de desmadre, extrañamos eso, sobre todo en ciudades que no conocemos, por eso tenemos un set más animado, canciones muy seguiditas para brincar.

CH: ¿Cuándo está listo el material nuevo?

SA: Pronto vamos a sacar un par de canciones, tenemos cuatro grabadas, falta el proceso de mezcla, para el disco no hay fecha, pero este año habrá varias sorpresas.

La Vida Bohème

8 de marzo

Centro Cultural Bretón

22hrs.

Boletos en preventa $180 y $220 el día del evento.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *