Lo que sangra es Soda Stereo

El proyecto de despedida de Charly Alberti y Zeta Bosio reunió a casi 10 mil personas. Algunos los abuchearon a Soda Stereo, Gracias Totales, otros cantaron con ellos las 19 canciones del show, adornado con una espectacular iluminación, pero decepcionó que los invitados cantaran en videos. Al final pudo más el recuerdo. Así lo vivimos.

Lo que sangra es Soda Stereo

FOTOS: Auditorio Telmex

 

Yo conozco se lugar donde revientan las estrellas… Son más, una parte del público comenzó un grito intermitente: “¡Fraude, fraude!”. A Soda Stereo, Gracias Totales, los abuchearon mientras León Larregui (Zoé) cantó Disco eterno, pero Adrián Dárgelos (Babasónicos) recibió una ovación después de cantar Trátame suavemente. Fue una noche de contrastes.

El Auditorio Telmex recibió a casi 10 mil personas, estaba lleno, lo que no hubiera pasado si el show se hubiera realizado en el Estadio 3 de Marzo, donde se esperaban 18 mil asistentes que Charly Alberti y Zeta Bosio con sus invitados, no lograron reunir a pesar de entregar un show, tecnológicamente espectacular y perfecto. El diseño de iluminación móvil, las pantallas con un diseño geométrico y con profundidad, a pesar de tener la intención de verse en estadios, lucieron, pero por momentos predominaron.

Los guardianes pierden el honor mientras desfilan, hay tanto fraude a nuestro alrededor. Lo que menos gustó del show fue la presencia de los invitados que cantaban desde un video. Rubén Albarrán, Juanes, Draco Rosa y Gustavo Santaolalla, cantaron Lo que sangra, Prófugos, En remolinos y Cuando Pase el temblor, desde videos, algunos más emocionados que otros y contribuyeron a restarle emoción al concierto, aunque los fans más fervorosos cantaron, gritaron, movidos por la inercia del recuerdo, por el placer de estar ahí, por los recuerdos.

Yo conozco ese lugar donde todos se la creen… Gustavo Cerati apareció constantemente, se utilizó su voz para Sobredosis de TV, Lo que Sangra y La Ciudad de la Furia, pero lo más emotivo fueron varios videos caseros de los mejores tiempos de Soda Stereo, donde se mostraba juguetón, sonriente, entregado.

A Julieta Venegas le tocó cantar Signos, salió bien librada, al igual que Mon Laferte que hizo una versión digna de Un millón de años luz, pero padeció, al igual que Álvaro Henríquez (Los Tres) en El Rito, de un menor volumen en su voz respecto a la instrumentación, donde resaltó el trabajo en la guitarra de uno de los amigos más cercanos de Gustavo Cerati, Richard Coleman, que se acercó de forma nítida a los arreglos originales de las canciones, las cuales, en el show Soda Stereo, Gracias totales, estuvieron desprovistas de momentos de improvisación, todo fue calculado y programado, ahí radicó la falta de una atmósfera íntima y emocionante.

Era obvio el cierre con De música ligera con la voz de Chris Martin (Coldplay), también en video. Fue la canción 19 de la noche y última, que acudió, como casi todos los temas presentados, a las versiones de su gira de despedida de Soda. Charly Alberti tomó el micrófono para agradecer al público y emitió el lugar común “Gracias, totales”. Yo conozco la salida de emergencia que nos salvará… Lo que sangra desde el cielo en la cúpula… por su boca muere el pez. Lo que sangra es el recuerdo de Soda Stereo. Soda Stereo sangra y se muere, se muere feo.

Rating: 3.0. From 2 votes.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *