Los Tempestades: Llegan feroces a los tímpanos

Editan su primer disco “Fieras” y lo describen como una experiencia completa para escuchar de principio a fin. Es rock indie de alto calibre.

Los Tempestades: Llegan feroces a los tímpanos

Foto: Rubén Márquez (Dale click para ampliar)

Noche de un día difícil. El reloj bordea las dos de la mañana. El insomnio obliga a buscar música. En el time line de Twitter alguien recomienda a Los Tempestades. La búsqueda en Spotify rinde frutos, el tercer tema resulta revelador: “Hombre, estás haciendo todo mal. Mira, dejaste ya de respirar. Ella te tiene atrapado aquí, dime por qué Dios te ha abandonado aquí. Dime cómo le hago para salir de aquí”, dice la letra de Hombre y Dios. Los Tempestades es una de esas bandas que te enganchan, sobre todo si estás solo y es de noche.

“Esta canción (Hombre y Dios) es una representación bastante profunda de todos estos sentimientos que estamos atravesando y nos enfrentamos día a día con ellos. Es una forma de encararlos, una catarsis, uno puede ser el Dios o el hombre, es una bofetada de realidad y te hace preguntarte muchas cosas”, explica Gonzalo Quinteros, baterista de la banda que nació en la Ciudad de México a finales de 2013 con la intención de hacer rock.

“De repente recurrimos a elementos externos para pedir respuestas y a veces uno las encuentra ahí, pero eso parte de las preguntas que se hacen”, reflexiona el músico sobre esta canción incluida en su disco debut Fieras, lanzado apenas el 9 de febrero.

SÓLO ROCK

Los Tempestades tienen un sonido de banda indie, destaca la presencia de las guitarras que pasan por el rock clásico y el post rock, hay notas que evocan a sonidos mexicanos (el requinteo de ¿Quién te crees tú? lo advierte, además avisa que el escucha va a un desfiladero al final de la canción y como en un sueño, la caída se interrumpe para pasar a otra escena, no menos dramática, narrada en Insomnio) y hay muchos elementos que impiden dejar de escuchar, teclados que zumban, notas de guitarra que aparecen como fantasmas y cambios de ritmo en la batería que inquietan.

Sí, hay algunos sonidos que recuerdan a los argentinos Él Mató a un Policía Motorizado, pero el autor de las letras, Francisco Cravioto (Voz y Bajo) ya estaba escribiendo canciones a los 16 años. El baterista Gonzalo Quinteros acepta la influencia indie, pero defiende el sonido de la banda: “El rock en esencia no ha cambiado mucho en los últimos 60 años. Coincidimos con Él Mato… en la idea de que con la simpleza y con el rock se pueden hacer muchas cosas increíbles”.

VENCER EL MIEDO

En 2014 Los Tempestades editaron el EP epónimo, donde despuntó el tema Macabro. Varios medios independientes los colocaron en sus playlist y señalaron a la banda como promesa.

En 2016 grabaron el tema Última parada y el productor Marco Moreno les metió en la cabeza  la idea de hacer un disco en serio.

“Tener un disco es lo que te hace ser una banda y reafirma tus decisiones. A partir de eso fue un montón de miedo por lo que implica de tiempo, determinación, trabajo y hasta en economía, pero se abrió la posibilidad”, explicó Quinteros.

La banda que integran Francisco Cravioto (Bajo, voz y composición) su hermano J.M (Guitarra), Omar (teclados), Ballo (Guitarra) y Gonzalo Quinteros (batería) hizo su “cartita imaginaria a Dios” y les fue concedida: Grabaron con Julián Navejas (Enjambre), Andrés Sánchez, un músico de sesión que trabaja con varias bandas y Sergio Silva (Furland), que los llevaron a una experiencia nueva, a conocer sintetizadores, pedales o efectos que poco a poco les abrieron el panorama, las ideas y las ambiciones de conocían.

“Esa será la constante de esta banda, la experimentación, sin salirnos de esa línea del rock que es la música que nos mueve”, subraya el baterista.

Fieras rinde homenaje al disco como obra que ofrece una experiencia completa.

“Quisimos que desde que escuchas la primera canción te quedes a oír todo el disco que dura entre 28 y 29 minutos, porque es una experiencia completa. Hay temas profundos como Hombre y Dios pero te lleva a cosas que te ponen al tiro como Fieras, que sentimos muy fuerte o Manual de Resucitación que habla de enfrentar el mayor momento de tensión de alguien que quiere decir ‘bye’ pero al mismo tiempo pide ayuda. Es una gran experiencia”, afirmó Gonzalo Quinteros, incluso la idea de la banda es hacer una versión de una sola canción de 28 minutos para que la gente se siente a escuchar el disco.

“Sentarse a escuchar un disco es una experiencia muy profunda, para quien lo hizo y para quien lo escucha”, concluyó Quinteros.

Rating: 3.5. From 2 votes.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *