Xoel López: Aquí, allá y en todas partes

Lanza disco "Sueños y pan" y espera tener mayor contacto con México. En entrevista acepta que nunca imaginó que sus sueños de la música se convirtieran en su pan.

Xoel López: Aquí, allá y en todas partes

Foto: Franco Daniel Gómez

El ex Deluxe, Xoel López tiene toda la vida cambiándose de piel, pero siendo el mismo cantautor inquieto siempre. A unos días de terminar 2017 y en plena visita a México, lanzó Sueños y pan, su tercer disco solista y el número 14 de su carrera, en el cual sintetiza lo que es: un cantautor capaz de mutar a todos los géneros sin temor y sin avergonzarse.

“Siempre estoy un poco en todas partes, en todas las décadas y en todas las músicas”, expresa sin falsa modestia Xoel López en entrevista con Charrocanrolas.

Sueños y pan es un disco colorido, de folk, de rock, de canción de autor, que pasa por Sudamérica, México, el folk europeo y los sonidos españoles, en el álbum está el rastro de toda la carrera de Xoel López, que pasó del indie pop con la banda Elephant Band en los 90 al folk con Lovely Luna y vivió una intensa etapa roquera con Deluxe. Su tercer trabajo solista es una síntesis de todo eso, pero con la maestría que dan los años, no por nada es señalado como referente de la música española.

“Los colores de Sueños y pan no son casuales, refleja lo que hay dentro, hay mucha viveza, son colores alegres, la portada muestra unos brazos que casi forman un ying-yang, estar aquí y allá debe estar en constante equilibrio, hay que ver hacia afuera pero también recordar quién es”, explica Xoel, quien le trae ganas a México desde la primera vez que visitó al país en 2007 con Deluxe y espera volver este 2018 con las canciones de este álbum.

“Cada cosa llega en su momento. Llevo viniendo a México más de diez años. Uno debe entender que las cosas no pueden suceder rápido y estar en el mismo lugar de dónde vienes, hay que ser humildes, así las cosas van llegando, el público se suma y lo tomas con más alegría porque entiendes que es un proceso”, afirma.

Charrocanrolas (CH): ¿Eres un cantautor con una esencia roquera, no niegas tus raíces?

Xoel López (XL): En mi música aparecen cosas de Deluxe, está bien, son parte de mi camino, la fase traumática ya pasó, uno cuando cambia de proyecto o de disco siempre tiene una especie de rechazo a lo que hizo antes porque ya lo hizo, estoy en una fase de reconciliarme con cosas que ya había hecho, las incorporo desde otro lugar en armonía con mi actual ser, hay reminiscencias, pinceladas de lo que hacía antes.

CH: ¿En “Sueños y pan” salió todo lo que debía salir?
XL: Nunca sale todo lo que tiene que salir. Componer es un camino de ida, es como la filosofía, una vez que te haces la primera pregunta no hay marcha atrás, te das cuenta que la vida es compleja y el mundo es algo difícil de entender. Componer es una manera de entender lo que nos pasa por dentro o en el mundo alrededor. No hay solución, lo mío es seguir preguntándome cosas y seguir componiendo hasta el fin de mis días.

CH: Eres citado como uno de los artistas más influyentes de España, una piedra angular de la canción de tu país, ¿lo sostienes?
XL: No hago caso a los halagos, hay una o varias personas que lo dicen, pero no pienso en eso. Para mí son locos, si les hiciera caso creo que me daría pánico, me quedaría congelado y no haría nada. En el momento que creas que haces una cosa importante se acabó. Hay que ponerse en la humildad, componer desde la verdad de uno mismo, con eso ir a muerte y trabajar para que llegue a la gente, hay que tener expectativas mundanas, es mi punto de vista.

CH: ¿Pero soñaste ser esto que eres ahora?
XL: Soñaba vivir de la música y lo conseguí hace 15 años, aunque me conformaba con sólo tocar, tuve la suerte de poder profesionalizarme, tuve mis crisis, una época donde quise parar y desconectarme después de trabajar mucho, fue cuando me fui a Buenos Aires (de 2009 a 2014). Vivo en Madrid, tengo una vida que me llena y quiero reforzar eso, tener ese refugio.

CH: ¿Tus sueños se volvieron tu pan, no los has traicionado?
XL: Nunca pensé dedicarme a la música. Mis padres querían que estudiara algo, pero cuando un sueño te atrapa y es más grande que tú, no hay opción, no hay escapatoria, quise hacer otras cosas pero no pude, era músico, pobre o rico y aquí estoy. Cuando tus sueños se convierten en tu pan, hay una parte que deja de ser sueño, es una parte que es trigo, moler, meter en el horno y comer. Hay que entender que los sueños no pueden basarse en cosas imposibles. Lo imposible hay que verlo como el horizonte pero caminar en tierra firme, nos sirven para caminar y avanzar, pero sí con un mendrugo de pan en la mano, si no, mal andamos.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *