En Veracruz no se ha dejado de bailar: Los Choclock

No todo en Veracruz es tragedia. De una efervescente escena musical en la tierra del son jarocho, llegará The Choclocks a Guadalajara para armar la fiesta en el Centro Cultural Bretón con una fusión de estilos bailables y letras punzantes.

 

Los Choclock son como un equipo de futbol: su alineación es de 11 músicos y si tuvieran un director técnico, definiría como guapachoso y sabrosón, su estilo de juego.

Esta banda veracruzana, en palabras de Rey, su trompetista, es “un revoltijo” de estilos: su base es el jazz, pero la mezclan con reggae, ska, sonidos norteños, balcánicos, son veracruzano, cumbia y lo que se les atraviese. No acuden a la mezcla fácil de sonidos folclóricos, su esencia veracruzana está sugerida, es sutil.

“El folclor está en las letras en verso (al estilo de las décimas del son jarocho) y en la jarana, pero hay metales y acordeón. Tocar este tipo de música nos ha abierto muchas puertas. La banda empezó tocando covers de Los Fabulosos Cadillacs o Inspector, pero empezó a agarrar un rumbo distinto”, explicó el trompetista de Los Choclock, que tocarán este viernes 15 de febrero en el Centro Cultural Bretón.

Bailar sobre la realidad

No todo es fiesta y baile en eta banda formada en 2009 en Cosoleacaque, Veracruz. La banda no es ajena a la problemática de violencia que viven desde hace muchos años. En temas como Caminera y Bachas, de su disco debut Sonido Místico (2015), hablan sobre desapariciones, la violencia cotidiana, racismo, carencias. En Desierto, del EP Toctli (2018), relatan una historia sobre migración.

“Aunque está de fondo, siempre está presente la situación en la que nos encontramos, de violencia e inseguridad, pero sin dejar de hablar que estamos felices de vivir acá y gozándola. Están las dos partes”, apunto Rey.

Fandango en la cuna

Los Choclock, como muchas bandas veracruzanas, ha desarrollado su carrera en centros cívicos y en fandangos, como se llaman a las reuniones que se realizan en casas donde se escucha música y se baila, es en estos espacios donde se han forjado y han mantenido además esa tradición regional.

“En el sureste veracruzano los fandangos son tradicionales, pero también donde hay muchos jóvenes donde se arma el jam y surgen ideas para hacer canciones, formar grupos, siempre hay músicos interactuando. Así empezó Los Choclock, un grupo de chavos que tocaban son jarocho, nos juntamos, cada quien agarró un instrumento distinto y ¡vámonos!”, relató el trompetista.

Choclock es la onomatopeya de una relación sexual, una representación de placer y Toctli, su reciente EP, significa “creciendo” y lo nombraron de esa forma para reflejar la amplitud de sonidos que incorporaron a sus canciones.

En su visita a Guadalajara prometen un “repertorio gozador”, como invitado tendrán al saxofonista de la banda veracruzana Los Aguas Aguas y algunos temas sorpresa.

Los Choclock

Centro Cultural Bretón

15 de febrero.

22hrs.

Boletos $100 Preventa y $150 Día del evento.

 

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *