La ruta de aprendizaje que viene para Streamtime, Jumbo y el público

La plataforma Streamtime inició actividades con dificultades técnicas, Jumbo mostró el colmillo de sus más de 20 años y la experiencia de los conciertos en línea lanza el reto que todos aprendamos en el camino a la nueva normalidad de los conciertos.

La ruta de aprendizaje que viene para Streamtime, Jumbo y el público

FOTOS: Cortesía Streamtime

 

Todo lo nuevo tiene una ruta de aprendizaje, de prueba y error y el inicio de los conciertos en línea en la plataforma Streamtime no fue la excepción. Los problemas técnicos impidieron que varios fans de la banda regiomontana Jumbo, pudieran ingresar a la plataforma a disfrutar el show grabado en la Terraza del Pabellón M de la capital de Nuevo León.

Streamtime lo compensó con una repetición de la transmisión al terminar la primera, lo que no impidió a los fans inconformarse con ferocidad en las redes sociales. Lo que funcionó fue el candado de seguridad de la plataforma el cual impide la captura de pantalla o grabación del show, que al tercer intento, expulsa al usuario. Quienes buscaban expresar su inconformidad por la falla con screenshot, fueron sacados de la aplicación.

Ajenos a las falla, los Jumbo ofrecieron un show de canciones pensadas en los fans, donde la mayoría fueron de su disco debut de 1999, editado en plena efervescencia de la “Avanzada Regia”. La banda arrancó con En repetición, Cada vez que me voy, el cover a Enséñame a olvidar de Intocable, Nos vamos a encontrar y Después.

El audio fue impecable, con una mezcla equilibrada, aunque las voces de Chaly (bajo) y Flip (guitarra), quedaron en un segundo plano en Lo Dudo, que hizo deslucir el tema donde Castillo (voz) expresó una dedicatoria: “Un beso y un abrazo al Príncipe de la canción hasta el cielo”.

La iluminación del show abusó de los colores cálidos, en particular del rojo para promover la marca Streamtime, un aspecto arriesgado para el video por el desequilibrio que genera en los aparatos, además de provocar cansancio visual, pero conforme avanzó el show, la iluminación se tornó dinámica en temas cono Cámara lenta, Rockstar y Siento que.

Los músicos deberán cambiar el chip y adaptarse a la “nueva normalidad” del streaming y buscar maneras de conectar con la audiencia, algo que entendió el tecladista de la banda, quien invitó a aplaudir, dio las gracias y mostró una púa rota de Clemente Castillo. La lejanía de los músicos detiene la inmersión del show, donde no todo es la música.

La apuesta de alternar postales de Monterrey resultó interesante, pero al lenguaje visual de Streamtime le faltó riesgo, atrevimiento, dinámica para romper la sensación de llegar a lugares comunes de las transmisiones de los canales de video tradicionales, aunque la entrevista extra al final de la hora y 20 minutos de show, mostró la intención de generar una verdadera experiencia.

Jumbo se despidió con Superactriz, un regreso absoluto a sus orígenes y el streaming no le restó fuerza ni energía. La plataforma Streamtime, el público, los músicos, todos, tienen un camino para terminar de redondear los shows en línea, que son una opción entretenida para disfrutar en casa, pero lo cierto es que la música debe seguir, como sea.

 

Streamtime presentará este sábado 4 de julio al Grupo Marrano a partir de las 21hrs.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *