Marissa Mur y las múltiples formas de disfrutar y bailar

Este 27 de septiembre, la cantante Marissa Mur presentará en Chango Vudú su segundo disco, “Amores”. En entrevista aseguró que dejó la melancolía atrás y exploró sonidos bailables y folclor latinoamericano con el objetivo de hacer bailar al público y contagiar su estado amoroso.

 

Como todo lo inesperado, la cantante Marissa Mur recibió una descarga electrizante hace dos años: comenzó a escribir el tema Darlo todo, un himno de amor que le hizo a México, con la incertidumbre de no saber en qué iba a parar el momento. Se dejó llevar y así fue el germen de su nuevo disco Amores, que presentará este 27 de septiembre en el Chango Vudú.

“Este disco empezó sin pensarlo, no sabía hacia dónde me iba a llevar, pero sabía que Darlo todo era un mensaje fuerte que debía compartir, desde que me llegó una energía que me la dictó algo o alguien, divino o quién sabe”, recordó en entrevista.

Marissa Mur venía de un disco debut melancólico, editado en 2015 bajo su nombre y el camino que comenzó con el primer tema de su nuevo de composición, la llevó a explorar una faceta más luminosa y bailable.

“Siento que Amores es como mi primer disco. Estoy en un proceso de mi vida donde quiero disfrutar y bailar, trato que la gente baile y se olvide de las cosas malas que hay alrededor del mundo. Escribo mucho del amor porque creo que sana, libera y nos hace sentir bien. Es un homenaje a las personas que me han hecho sentir bien en tiempos recientes”, explicó la cantante, quien conservará la esencia de las canciones y las tocará con una banda completa en su gira.

Etapa de exploración

Marissa Mur vive un proceso de descubrimiento de sí misma y sus posibilidades, eso la llevó a explorar cosas nuevas. En una de las canciones más rítmicas, Pa mi entero, incorporó guiños de sonidos urbanos. Ingrato corazón la compuso como un bolero. Quiero que me quieras es triste, pero bailable.

“Llegué a este punto como parte de las enseñanzas de lo que me ha tocado vivir. Durante mucho tiempo viví en el trip de la melancolía y me di cuenta que no servía de nada, aunque me llevó a la soledad  y eso me hizo conocerme. Es fácil huir de nosotros mismos, esa soledad y auto conocimiento me ayudó a llegar a esta parte feliz en la que me encuentro ahorita. Hay mil maneras de llegar a ser feliz, pero hay que decidirte a serlo”, expresó la cantante sonorense.

El picor del ritmo

En Amores hay una notable presencia de sonidos latinoamericanos, articulados con sonidos pop y folk. Marissa Mur afirmó que en la confección de las canciones, se decidió a explorar sin miedo.

“Eso me ayudó también a fluir como persona, de repente pensamos demasiado la cosas y nos criticamos mucho. Decidí liberarme en las letras y fluir, eso me dio la oportunidad de sacar nuevos sonidos. Nunca pensé salir de un molde, porque no vengo a encasillarme como cantautora, sino a explorar lo que soy y el sonido que soy yo, alegre, directa, así trato de ser en las canciones”, aseguró la cantante, quien contó  con la colaboración de Alex Ferreira (Arráncame) y Luis Jiménez (Amores).

Marissa Mur adelantó que en su visita a Guadalajara este 27 de septiembre en el Chango Vudú su único objetivo es que el público goce y disfrute.

Marissa Mur

27 de septiembre.

Chango Vudú.

21hrs.

Boletos $150 preventa y $350 VIP con Meet & Greet.

Sin votos todavía.
Please wait...

Escribe un comentario

ver todos los comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas. Campos obligatorios marcados como *